Episodio #12 – el equilibrio y el desequilibrio emocionales

Episodio #12 – el equilibrio y el desequilibrio emocionales

Para obtener altos rendimientos deportivos o de trabajo en los perros, necesitamos animales desequilibrados

Si un perro estuviera en equilibrio emocional, sería un perro tan feliz como inútil para el trabajo intenso.

La actividad viene de la insatisfacción.

Hacemos algo cuando nos falta algo.

Hace un tiempo leí unos párrafos de un conocido psiquiatra en una de sus libros, su hijo le había consultado “papá, es cierto que los hijos somos consecuencia de la insatisfacción de los padres”, ante lo que el psiquiatra y padre le tuvo que responder “la verdad es que sí”.

Cualquier cosa que hagamos responde a un desequilibrio entre lo que poseemos y lo que necesitamos.

Cualquier profesional del márketing lo sabe: el comportamiento del consumidor deviene de descubrir una necesidad, y una necesidad es un desequilibrio.

La palabra “emoción” de poner en movimiento, y solo se pone en movimiento lo que tiene un desequilibrio, si estuviera equilibrado permanecería estático.

¿Es malo el desequilibrio?, no, por supuesto que no. Pero como todo en la vida todo depende de la dosis.

Una insatisfacción permanente genera acción, pero a la vez un ese exceso de insatisfacción destruye el sistema nervioso.

El problema son los excesos. Los humanos tendemos a no conformarnos con nada, tenemos esa tendencia a la insatisfacción. En ocasiones no nos alcanza con que el perro tenga un buen comportamiento, queremos una obediencia enfocada, atenta, tensa, queremos un perro que se desespere por obedecer, y que luego desespere por recibir una nueva orden y luego otra, y otra más.

Y luego querremos participar en una competencia de disciplina.

Si el perro es obediente pero no gana, querremos más, lo queremos en el primer puesto. Con su mirada fija en nosotros, desesperado por que demos cualquier orden para responder a toda velocidad.

No nos conformaremos con esa medalla, querremos otra, la copa más grande que exista, y otra más, y más obediencia, más velocidad en responder, más tensión, más foco, más proactividad, y más, más, más.

Trasladamos así todos nuestros desequilibrios humanos y los proyectamos en los perros.

Hoy hablamos de este tema, y de como a un perro gran campeón de competencias de adiestramiento, era imposible sacarlo a dar un paseo.

Hablamos también con Esteban Gutierrez, psicólogo canino de Bogotá y propietario del centro de modificación de conductas Bacán, quien vive en completo equilibrio trabajando perros en una reserva forestal.


 

Colaboraciones:
Locución María Aranda
Cortina musical de Ella Joy Meir 
Usas spotify? haz clic aquí

Usas aplicación Ivoox? suscríbete aquí

Deja un comentario

12 + diecisiete =

Usamos cookies para permitir que el sitio se ejecute correctamente, generar estadísticas y ofrecer material que necesites. tienes el derecho de elegir si habilitar o no las cookies. Al ACEPTAR estas cookies, nos ayudas a ofrecerte una MEJOR EXPERIENCIA Y FUNCIONAMIENTO DE ESTE SITIO. ver nuestras políticas de privacidad